• Bufete MOLINA & ASOCIADOS Abogados, especialistas en procesos de divorcio y separación en Huelva

    Sus problemas de divorcio tienen fácil solución gracias a nuestros servicios jurídicos

  • Despacho de abogados especializados en las principales áreas del derecho

    Su defensa con garantías por profesionales en las principales áreas del derecho

  • Soluciones a problemas hipotecarios por abogados expertos

    Llevamos su defensa sin costes adicionales, facilitando al máximo su trámite de divorcio

Nuestro objetivo: un asesoramiento de calidad

Rss

El divorcio: una realidad moderna

El divorcio: una realidad moderna

Desde que se tiene información acerca de esta cuestión, en torno a tres cuartas partes de los españoles aceptan el divorcio. Al comienzo con claras limitaciones, pero en pocos años se ha ido consolidando una aceptación amplia y sin obstáculos. No es de extrañar que incluso este contexto haya tenido una plasmación legal en el cambio de la Ley del divorcio.

Los partidarios del divorcio, de su aceptación, justificación o legalización, son las personas más jóvenes, con superior nivel de estudios y estatus y con menor práctica religiosa e ideología de izquierda. En el género, los varones aceptaban más el divorcio que las mujeres, pero tanto en este aspecto como en el resto sus opiniones han sido igualadas por las mujeres, no existiendo actualmente diferencias significativas. Un respaldo muy consensuado no evita que existan grupos minoritarios con opciones contrarias, pero que han ido perdiendo significación.

España es un país de contrastes. Por una parte, somos uno de los primeros países del mundo en justificar y aceptar el divorcio, superando a países que tradicionalmente eran más liberales. Pero, por otra, todavía persiste en nuestro país un relativo alto porcentaje de minorías que no aceptan el divorcio y se muestran en contra de su desarrollo.

Este resultado tiene que ver con una estructura de consensos amplia, donde hay un acuerdo básico en valorar la familia y el matrimonio, pero a la vez somos muy progresistas o liberales en la concepción de las relaciones familiares, aceptando ampliamente aspectos tales como las parejas de hecho, el divorcio o los matrimonios homosexuales.

El cambio social postmoderno se fundamenta en una doble dialéctica de las virtudes y los defectos y de las consecuencias negativas y positivas, tanto de la modernidad como de la tradición. La familia, como institución primaria y esencial del ser humano, vive esta realidad y es partícipe de las transformaciones sociales. Su futuro no es más que una creciente diversificación y pluralismo de formas y comportamientos, de tal manera que incluso llega a difuminarse la propia definición de familia. La permisividad aparejada al pluralismo abre un amplio abanico de posibilidades, en donde España se sitúa como abanderada.
Tipos de medidas provisionales

Tipos de medidas provisionales

Respecto a los hijos comunes sujetos a patria potestad: determinar a cargo de cuál de los cónyuges quedarán los hijos, y la manera en que el otro cónyuge podrá visitarlo y cumplir con el deber de velar por ellos.
Excepcionalmente, los hijos podrán ser encomendados a los abuelos, parientes u otras personas que así lo consintieren, o incluso a una institución pública.

Cuando exista riesgo de sustracción del menor por alguno de los cónyuges o por terceras personas podrán adoptarse las medidas necesarias y, en particular, las siguientes:
  • Prohibición de salida del territorio nacional, salvo autorización judicial previa
  • Prohibición de expedición del pasaporte al menor o retirada del mismo si ya se hubiere expedido.
  • Sometimiento a autorización judicial previa de cualquier cambio de domicilio del menor.
Respecto de la vivienda familiar: determinar cuál de los cónyuges podrá seguir utilizándola, cuestión que es independiente de quién sea el propietario de la misma. Asimismo, y previo inventario, los bienes y objetos del ajuar que continúan en ésta y los que se ha de llevar el otro cónyuge, así como también las medidas cautelares convenientes para conservar el derecho de cada uno.

Respecto a las cargas del matrimonio (los gastos necesarios para el sostenimiento de la familia y el hogar conyugal): fijar la forma en que cada cónyuge deberá seguir contribuyendo a ellas y la manera en que se actualizarán esas cantidades, además de disponer las garantías, depósitos, retenciones u otras medidas cautelares convenientes, a fin de asegurar la efectividad de lo que por estos conceptos un cónyuge haya de abonar al otro. También se fijará, si procede, la contribución de cada cónyuge a las litisexpensas.
  • a los bienes gananciales o comunes (pertenecen a ambos cónyuges), previo inventario: determinar quién podrá continuar haciendo uso de los mismos, y las reglas para administrarlos, disponer de ellos y la obligación de rendir cuentas sobre los mismos.
  • Respecto a los bienes privativos (únicamente de uno de los cónyuges): el Juez determinará el régimen de administración y disposición de los bienes que, siendo privativos, estuvieren sujetos a la satisfacción de las cargas del matrimonio.
Uniones de hecho

Uniones de hecho

Si no quiere casarse, pero está buscando la forma de conseguir cierto vínculo jurídico con su pareja, consulte con nuestro despacho de abogados en Huelva. Nuestros profesionales le asesorarán acerca de cómo solicitar la formación de la pareja de hecho, y le explicarán paso a paso todas y cada una de las consecuencias. En este post, encontrará la información básica que debe saber antes de empezar.

Desde el punto de vista jurídico, al no contraer matrimonio no se tienen una serie de obligaciones, pero sí se tienen derechos. El ordenamiento jurídico sí reconoce en algunos casos efectos jurídicos a las relaciones estables, como por ejemplo el derecho a la pensión compensatoria en caso de disolución, contraer matrimonio, etc.

La Ley concede ciertos derechos a las uniones de hecho, así como la jurisprudencia, pero en ningún caso cabe la equiparación con el matrimonio. Los caracteres de las parejas de hecho, según una Sentencia del Tribunal Supremo (12 septiembre 2005), son los siguientes:
  • Relación de hecho. Registro público u otorgamiento de escritura pública.
  • Convivencia estable, permanente y continua.
  • Relación de afectividad equivalente a la conyugal.
  • Relación bilateral, con independencia del sexo.
  • Con publicidad o notoriedad de la convivencia.
  • Caracterizadas por su libre disolubilidad.
De esta manera, las formalidades exigidas son una serie de medidas administrativas: que se plasme esa convivencia en una escritura pública o llevar convivencia marital de mínimo dos años, así como la inscripción en el Registro de la comunidad y, en su caso, anotarlo en el Registro Civil.

Las causas de extinción de las parejas de hecho pueden ser: el fallecimiento, el común acuerdo, la decisión unilateral, que alguno de los miembros contraiga matrimonio, y la separación de hecho de más de un año.

Si desea formalizar su situación, consulte con nuestros abogados. Ellos se encargarán de poner en marcha y hacer el seguimiento del procedimiento.
¿Cómo se fija la cuantía de la pensión de alimentos?

¿Cómo se fija la cuantía de la pensión de alimentos?

Cuando un matrimonio opta por el divorcio, suele ocurrir que una de las dos personas que forman la pareja quede en una situación económica perjudicial o, al menos, peor que la del otro. Para evitar que este tipo de situaciones traiga peores consecuencias aún, la normativa española ha querido proteger a la persona que queda en peor situación. Para ello, ha creado lo que conocemos como la pensión compensatoria.

¿De qué se trata y para qué sirve la pensión? Pues bien, sirve para cubrir la diferencia entre las situaciones en las que va a quedar cada uno de los miembros de la pareja. Cuando se solicite el divorcio, el Juez estudiará el caso y las circunstancias de cada uno, y determinará quién queda en mejor situación. Como consecuencia, éste deberá pasar una pensión a la otra persona que, obviamente, es la que quedará más desamparada.

¿Y cómo se fija la cuantía a pagar? Esta cuantía será proporcional al caudal o medios de quien los da y de las necesidades de quien los recibe. Pueden darse dos modalidades de pago: pensión mensual o asistiendo al alimentista en el propio domicilio. El obligado a prestar alimentos podrá, a su elección, satisfacerlos, o pagando la pensión que se fije, o recibiendo y manteniendo en su propia casa al que tiene derecho a ellos. Esta elección no será posible en cuanto contradiga la situación de convivencia determinada para el alimentista por las normas aplicables o por resolución judicial. También podrá ser rechazada cuando concurra justa causa o perjudique el interés del alimentista menor de edad. También habrá que valorar los medios del obligado, su patrimonio y su trabajo, excusando sus propias necesidades.

Si quiere que un experto se encargue de calcular su pensión y resolverle sus dudas acerca de su divorcio, visite ya nuestro despacho de abogados en Huelva. Nuestros expertos en derecho civil y derecho de familia le podrán asesorar sobre cómo tramitar su divorcio.
¿Cómo afectan los hijos al divorcio de mutuo acuerdo?

¿Cómo afectan los hijos al divorcio de mutuo acuerdo?

El procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo puede verse trastocado si hay hijos menores de edad. En este caso, contar con la ayuda de un abogado experto en divorcios y en derecho de familia es todavía más recomendable, ya que jugamos con los intereses de nuestros bienes más preciados: nuestros propios hijos.

En estos casos, al comenzar el procedimiento, el Juez recabará un informe del Ministerio Fiscal. El Juez oirá a los hijos si tienen suficiente juicio y si son mayores de 12 años, trámite que se realizará de forma privada y respetando, en todo caso, el derecho a la intimidad del niño y la confidencialidad. En los divorcios de mutuo acuerdo en la práctica solamente en un porcentaje muy pequeño de asuntos se acuerda oír a los menores, y ello con la finalidad de no provocar un trastorno o trauma innecesario a los menores.

Sin más trámites, el Juez dictará sentencia que, si se han cumplido los requisitos legales señalados, deberá conceder el divorcio, produciéndose, desde ese momento los efectos del mismo.

Los cónyuges podrán recurrir tanto la sentencia que deniegue la separación o divorcio como el auto que acuerde alguna medida que se aparte de los términos del convenio propuesto. Para hacerlo, se deberá presentar un escrito, en los cinco días siguientes a la notificación de la sentencia, ante el mismo Juez que la dictó, señalando la intención de recurrir. Posteriormente, se dispondrá de un plazo de veinte días para interponer el recurso, debidamente fundamentado, ante el Juzgado que dictó aquella resolución, que lo elevará a la Audiencia Provincial competente, que será quién definitivamente resuelva. Aunque se presente este recurso, la decisión del Juez seguirá siendo eficaz mientras no se resuelva el mismo.

La sentencia o el auto que apruebe en su totalidad la propuesta de convenio, sólo podrán ser recurridos por el Ministerio Fiscal, y en interés de los hijo. Desde nuestro despacho de Huelva, podemos ocuparnos.
Curiosidades sobre el divorcio

Curiosidades sobre el divorcio

Aunque pueda parecer que no, el divorcio puede acabar con los problemas de infelicidad de una pareja. Si bien puede dar pereza involucrarse en un proceso judicial, contando con la ayuda de un buen abogado, puede acabar siendo todo ventajas. Desde nuestro despacho de abogados en Huelva, nuestros expertos en divorcios pueden ayudarle con su proceso.

Aquí le dejamos una recopilación de datos curiosos acerca del divorcio.
  • El 50% de los divorcios se da entre los primeros 10 años de matrimonio. Así que si su matrimonio ha superado esa cifra, puede estar tranquilo. De hecho, lo más habitual es divorciarse entre los cuatro y ocho años después de la boda.
  • Si uno de los miembros de la pareja fuma y el otro no, las posibilidad de que terminen divorciándose es un 75% más alta de lo común. Así que piensa bien en los pros y los contras del tabaco, ¡porque no siempre compensa!
  • Según algunos estudios, las parejas que solo tienen niñas, tienen un 5% más de posibilidades de divorciarse. En cambio, si la pareja solo tiene hijos, es más probable que superen cualquier crisis sin problema. ¿Quién se atreve a hablar sobre el machismo
  • En la Iglesia Católica, no existe el divorcio, así que si una pareja quiere disolver su matrimonio, deberá pedir la nulidad eclesiástica. El caso es juzgado por un tribunal especial, y deben alegarse y demostrarse causas muy concretas, como razones psicológicas, incapacidad para haber consentido el matrimonio, error en la imagen que se tenía de la otra persona, etc. Así, se consigue que ambos contrayentes puedan volver a casarse por la Iglesia.
  • Las estadísticas dicen que cuanto más dinero se invierte en la celebración de la boda, más opciones hay de que el matrimonio acabe en fracaso. Así que si quiere que su matrimonio perdure, deshágase de invitados, banquete y barra libre.
Su divorcio no tiene por qué amargarle. Déjelo en manos de nuestros abogados, visite nuestro despacho de Huelva.
Medidas en relación a los hijos tras un divorcio

Medidas en relación a los hijos tras un divorcio

El Código Civil establece un principio orientador de cuantos pronunciamientos contenga la sentencia de nulidad, separación o divorcio, respecto de los hijos. Si no quiere que su divorcio le acabe separando de sus hijos, póngase en contacto con nuestro despacho de abogados en Huelva, nos ocupamos de su divorcio y de que se respeten todos sus derechos. Mientras, le adelantamos algunas de las consecuencias de su divorcio sobre sus hijos.
  • Principio del favor filii: no exime a los padres de las obligaciones respecto a los hijos. Todas las medidas contenidas en cuanto a los hijos van encaminadas a que el daño que la sentencia pueda producirles sea el menor posible; esta preocupación es antigua en nuestra legislación. Por ello se deja clara la subsistencia de todos y cada uno de los deberes paternos, tras la declaración de nulidad, separación o divorcio.1
  • Relaciones paternofiliales: patria potestad, guardia y custodia. En principio, la titularidad respecto a los hijos se mantiene para ambos padres (patria potestad/autoridad familiar), salvo que alguno de los cónyuges incurra en una causa grave de privación de la patria potestad, decretada por el juez.
Los procedimientos de nulidad, separación o divorcio pueden dar lugar a la declaración de la inconveniencia de que a uno o a ambos cónyuges les siga confiada la guarda de sus hijos menores o incapacitados con patria potestad prorrogada, porque ello pudiera provocar perjuicio para los propios hijos. Se concede al juez con bastante amplitud la facultad de decidir cuándo es necesario. La privación de la patria potestad podrá ser total o parcial, en beneficio e interés del hijo, pudiendo recuperarse cuando hubiere cesado la causa que motivó dicha privación. El ejercicio de la patria potestad podrá ser decidida por los propios padres. En el caso de la custodia compartida siempre se mira por el hijo, lo más idóneo sería que se turnen ambos padres en cuanto a la vivienda, sin que el menor cambia de ambiente.
El convenio regulador

El convenio regulador

Para pedir el divorcio, se tiene que redactar un convenio regulador. ¿Qué es? El convenio regulador es un elemento que produce los efectos y consecuencias del procedimiento de divorcio, y sirve para fijar la sentencia judicial. Se resume en tres aspectos:
  • Ordenar las consecuencias del procedimiento de separación o de divorcio iniciado y tramitado mediante acuerdo de los cónyuges, en cuyo caso la presentación de la demanda exige necesariamente acompañarse de la propuesta de convenio;
  • Sustituir a las medidas provisionales estrictamente judiciales durante la tramitación del pleito de nulidad, separación o divorcio;
  • Sustituir los efectos accesorios de las sentencias de nulidad, separación y divorcio que, en otro caso, habría de decidir el juez.
El convenio regulador debe referirse, como mínimo, a estas cuestiones:
  • Cuidados de los hijos y ejercicio de la patria potestad.
  • Régimen de visitas.
  • Vivienda familiar.
  • Cargas del matrimonio.
  • Liquidación del régimen económico matrimonial.
  • Pensión compensatoria
Una vez redactado, el juez debe verlo para aprobarlo o denegarlo. Aunque también puede añadir al convenio medidas que garanticen su cumplimiento. Si necesita la ayuda de un abogado para ocuparse de su divorcio, visite nuestro despacho de Huelva, somos la solución que necesita.
Alienación paternal: se puede evitar

Alienación paternal: se puede evitar

En numerosas ocasiones, tras la ruptura de los padres, uno de ellos suele intentar alejar al hijo del otro progenitor, y éste expresa su desprecio sin culpa alguna por los sentimientos del padre al que rechaza, y sus afirmaciones reflejan terminologías propias del progenitor alienador, del que sigue sus pasos.

Se le dan al niño argumentos suficientes para odiar al otro, lo que supone una falta de razón lógica por parte del niño y una falta de ambivalencia, ya que el niño resulta incapaz de reconocer los aspectos positivos del padre alienado, sólo viendo los negativos, así como, con respecto al otro, sólo ve lo positivo.

 El hijo, pues, acaba haciendo suyos esos sentimientos de odio que le está trasmitiendo su padre o madre en contra del otro progenitor, y le apoya automáticamente, sin saber siquiera porqué, y con una falta de remordimientos por la crueldad que muestra hacia el otro, ya que piensa que ese odio es algo natural.

Del mismo modo, se extiende esa animosidad hacia la familia entera del alienado. Esto es el llamado síntoma de situaciones prestadas.

 Si quiere evitar esta situación, póngase en manos de nuestros abogados en Huelva, y pediremos la mejor solución para el interés de su hijo: la custodia compartida.
La invalidez del matrimonio

La invalidez del matrimonio

La invalidez del matrimonio
Cuando hablamos de un matrimonio nulo, nos referimos a un matrimonio inexistente. Esto significa, que dicho matrimonio es como si nunca hubiera existido, ya que los efectos de la sentencia de nulidad se retrotraen al momento de celebración del matrimonio. Esto es así, salvo para los hijos y cónyuges de buena fe.

Para conocer cuáles son las causas de nulidad, es necesario acudir al artículo 73 del Código Civil. A tenor de lo dispuesto en dicho precepto, podemos hablar de las siguientes causas de nulidad:
  • Matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial.
  • Matrimonio con menores, casados o separados u otros parientes por consanguinidad o colaterales hasta el tercer grado o condenados por conyugicidio.
  • Matrimonio celebrado sin la intervención del juez, alcalde, funcionario o testigos.
  • Matrimonio celebrado con error en la identidad de la persona del otro contrayente o con error en aquellas cualidades que, por su entidad, hubieran sido determinantes en la prestación del consentimiento.
  • Matrimonio contraído por coacción o miedo grave.
¿Tiene indicios de que su matrimonio pueda ser nulo? ¿Quizá desea que le asesoremos sobre las otras formas de disolución del matrimonio? Si es así, y está pensando en iniciar un procedimiento de separación o divorcio, no dude en dirigirse a nosotros. Desde nuestro despacho en Huelva le ofreceremos la mejor de las ayudas.
Copyright © 2015 Abogado Divorcio Huelva | CONSULTA GRATIS Todos los derechos reservados

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información