Sociedad de gananciales: liquidación y posibles trabas

Uno de los problemas que puede surgir cuando se produce la liquidación del régimen económico matrimonial por causa del divorcio es qué ocurre si, durante el matrimonio, uno de los cónyuges ha recibido una herencia. El problema aparece cuando el dinero procedente de esta herencia se ha invertido en la familia, en los gastos corrientes de la vida cotidiana o en la compra de algún bien en común.


¿Qué ocurre si la adquisición de la herencia ha tenido lugar antes de la disolución de la sociedad de gananciales? Pues bien, el artículo 1346 del Código Civil establece que este bien tiene la consideración de bien privativo. De esta manera, cuando se proceda a la liquidación, se deberá reflejar como una deuda de la sociedad de gananciales frente al cónyuge que la ha recibido y ha aportado su dinero a la familia. Así, constará en el pasivo del inventario.


¿Qué ocurriría si se aceptase después de la liquidación del régimen, pero la pareja se reunifique después de la separación? En este momento, el régimen que se aplicará será el de separación de bienes, por lo que los cónyuges tendrán la obligación de contribuir al sostenimiento de las cargas del matrimonio, suponiendo así que uno de ellos será deudor frente al otro del 50 de lo invertido estos gastos de sostenimiento familiar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE